jueves, marzo 8

El bolívar fuerte.

La reconversión monetaria acordada recientemente por el presidente de la República establece como moneda nacional el bolívar fuerte. Se llama bolívar fuerte, porque la Constitución vigente establece el Artículo 318 que la moneda nacional es el bolívar, así que la denominación de la moneda es de rango constitucional y solo podrá cambiarse por vía de una reforma o una enmienda constitucional.

En tiempos pasados el fuerte era la denominación que se le daba a la moneda de cinco bolívares, a la moneda de cincuenta céntimos se le llamaba real, a la de cinco centavo, a la de un céntimo se le decía céntimo, también existía la moneda de veinticinco céntimos, que era llamada medio y la de doce y medio se conocía como locha, a la de diez, cuando salió se le decia mocha, pues era casi una la locha, solo le faltaban dos céntimos y medio. Estas denominaciones se prestaban a confusión para quienes venían del exterior, pero los nacionales las manejaban a las mil maravillas, incluso para decir el precio de algo se usaban expresiones como real y medio, lo cual quería decir setenta y cinco céntimos, o real y cuartillo para indicar sesenta y dos céntimos o tres reales para significar un bolívar con cincuenta céntimos. Como chiste se decía que en chino bolívar se decía ocho lochas.

El nuevo fuerte o bolívar fuerte costará una milésima de bolívar. No me quiero imaginar la confusión que generará cuando a alguien le digan que algo costará cuatro fuertes, no sabrá si son cuatro bolívares nuevos o veinte bolívares de los viejos, o si se es mas duro de entendimiento cuatro mil o veinte mil. Lo cierto es que el presidente quiere volver a la época del los reales, los medios y las lochas, un litro de leche costará un bolívar, un kilo de queso once y uno de carne quince, una camioneta de lujo costará cien mil bolívares y un Venezuela Móvil estará en el orden de los veintitantos mil. Lo único malo es que el sueldo habrá que dividirlo por mil, así quien gane cuatro millones ganará cuatro mil bolívares fuertes y si no suben la gasolina el litro costará siete céntimos. Menudo lío ¿No?


VISITE TAMBIEN HUELLA DIGITAL

2 comentarios:

Saúl A. Mora M. dijo...

Saludos
Antes de comenzar quiero dejar claro que sieeeempre seré opositor a este gobierno. Sin embargo, a mi particularmente me parece que la reforma monetaria era una necesidad mas que una necedad. Para ser simplistas diría que porque hace mas sencillas las cosas. No soy economista ni nada por el estilo, pero me parece que cada dia era mas engorroso el manejo de cifras tan altas.
Seguiré leyendote, me gusta bastante tu blog, felicitaciones.

José Luis Restrepo dijo...

Gracias Saul, seguiremos adelante con el blog.