miércoles, julio 16

El privilegio sabatino

Según las tradiciones católicas del siglo pasado el uso de escapularios, esto es dos piezas de género unidas por dos cordones delgados, en las que generalmente aparece la ímagen de Jesús, la Virgen María u otro santo. Este diseño emula en cierta manera la escápula, que es  parte del hábito de algunas congregaciones religiosas católicas, masculinas y femeninas que consiste  en una tira con una abertura por donde se mete la cabeza y que cuelga sobre el pecho y la espalda y cuelga  de los hombros. 

Las escápulas son especies de hábitos pequeños que les eran permitidos utilizar a religiosos de tercer orden, es decir aquellos que no habían sido ordenados sacerdotes o no habían sido consagrados como monjes o religiosas, sino que eran laicos dedicados a la oración y a la castidad dentro del matrimonio y la devoción a Dios. Luego comenzaron a utilizarse los escapularios que abundan hoy día y que son símbolo de fe o de devoción a alguna advocación cristiana o mariana.

Muchas personas piensan que el uso de escapularios sirve de protección contra el mal y contra el pecado, cuestión esta que para algunos teólogos raya en la superstición y que para otros tiene fundamento en los dogmas de fe.  En un principio se decía que los religiosos  y religiosas del orden de la advocación de  Santa María del Monte Carmelo, por el hecho de usar el escapulario estaban libres del fuego eterno, luego se conoció una bula papal apócrifa atribuida a Juan XXII que data de los años 1.300 en la que supuestamente se decía que todo quien usase el escapulario teniendo fe y devoción a la Virgen gozaría de in privilegio especial.

El privilegio en cuestión es el llamado privilegio sabatino según el cual las almas de los fieles que usen el escapulario de la Virgen del Carmen sólo estarán el purgatorio hasta el sábado siguiente al día de sus muertes, después de eso serán premiados con el descanso eterno en el cielo. Así se decía que las almas de estas personas estarían libres del castigo del infiero, el purgatorio de acuerdo a lo que afirman algunos teólogos no es un sitio de castigo, sino que  contrario de lo que se piensa es un lugar de preparación para ingresar al Reino de los cielos.

domingo, julio 6

Después del Caracazo

Después del 29 de noviembre de 1989 un grupo de damas caraqueñas decidió comenzar a tomar  una serie de iniciativas que aminorasen las diferencias sociales en la sociedad venezolana. Una de esas damas, Mercedes, es uno los personajes de la novela "Los días de gracia" que apenas se encuentra en borrador y que aspiramos a publicar próximamente. Lo que sigue es un fragmento de un capítulo de la misma:

Doña Mercedes por su parte dedicaba buena parte del tiempo  a jugar el Bridge, pero ahora lo guardando un pote para obras sociales, pensaba que así pondría remedio a las injusticias de su país, igualmente compro un sonó estudio de la Asociación Cultural para el Desarrollo de la Educación (ACUDE) para que Nicolás su chofer le enseñara a leer a los niños del barrio, trabajo por el que le pagaba una suma irrisoria y no abonable a las prestaciones sociales. Nicolás, parecía más bien un muchacho de barrio, aunque le hacían vestir con un uniforme gris que incluía corbata y gorra; era bastante  Moreno, con pelo ensortijado,  nunca enseñó a nadie a leer, pero Doña  Mercedes podía así dormir más tranquila pensando en la gran obra que estaba haciendo. En diciembre le pidió dinero a su marido y le compró un traje de San Nicolás al chofer y  llenó una bolsa  de regalos, le pidió que se vistiera con el atuendo e invitó a un grupo de amigas. Y  se fueron a repartir los regalos a un barrio de Petare, cuando llegaron al sitio y la señora comenzó a ver la miseria en la que vivía la gente y vio a los jóvenes sagaletones fumando y bebiendo en las esquinas y mirando a las cuatro señoras encopetadas sin entender que hacia  San Nicolás manejando el lujoso automóvil Caprice. Al sentirse intimidada Mercedes  cayó en cuenta del riesgo que corrían  y  le preguntó a Nicolás  si no había una iglesia cerca, le pidió que la llevara y pidió hablar conversar con  el cura:

Padre, queremos hacer una obra de caridad, pero tratamos de entrar al barrio y la gente nos mira desafiante, así que le vamos a pedir un favor -dijo Mercedes, a lo que el cura sorprendido respondió: 

¿Qué puedo hacer yo para ayudarle señora?

Pues, si usted nos hace el favor de repartir los regalos entre los hijos de los feligreses me haría feliz y eternamente le viviría agradecida - respondió la señora.

Pues no tengo inconveniente, pero no me pida que me disfrace de San Nicolás - dijo el cura riéndose.  

Mi chofer puede venir más tarde con el traje puesto - le contestó.

Así las mujeres decidieron irse de compras mientras Nicolás cumplía la labor por ellas. El cura al verlo llegar a  le preguntó que eran los regalos:

Bueno, hay pelotas, bates de béisbol, carritos, muñecas y raquetas de ping-pong -dijo  Nicolás.

¿Y  caramelos? - preguntó el cura.

Caramelos no compraron las señoras -respondió el hombre.

Entonces más vale que sea Usted quien lleve los regalos, a esta hora consigue a los muchachos en la cancha que está como a dos cuadras, usted les dice que viene a traerle los regalos en nombre del Niño Jesus y se los entrega uno a uno- dijo el sacerdote.

El chofer de Mercedes tomó el lujoso automóvil  lo estacionó cerca de la cancha y llamó a los muchachos que estaban jugando haciendo sonar una campana y diciendo:

Jo, jo, jo, soy San Nicolás, me envía el Niño Jesús a traerles estos regalos.

¿Y caramelos no traes Santa? - le dijo un muchacho como de catorce años que parecía estar estimulado por alguna droga.

No, sólo regalos -respondió.

Pa mi que lo que tu eres es un tombo - dijo el muchacho en tono desafiante.

No, a mi me mandaron a hacer una obra de caridad - respondió el chofer asustado.

Mira maricón, nosotros no necesitamos obras de caridad, venga ese saco con los regalos, el reloj, la cartera y los reales que cargue encima - dijo el joven sacando una navaja.

El chofer entregó las pertenencias y se fue a subir al carro, el líder de los sagaletones le dijo a otros dos también mayorcitos:

Revisen el carro a ver que más trae.

No encontraron nada, pero lo desvalijaron  quitándole el equipo de sonido, las tapas de las ruedas y unos paquetes con ropa que Mercedes había dejado en la maletera. Los niños más pequeños se acercaron a preguntar a los mayores que pasaba y el líder les respondió:

Es que este San Nicolás es chimbo, no trae ni caramelos.

El chofer visiblemente asustado y molesto se quitó la barba y el gorro y al verlo los niños más pequeños comenzaron a tirarle piedras y a gritar:

¡Este San Nicolás es chimbo!

Nicolás  salió corriendo mientras una  lluvia de Piedras caía  atrás suyo como pisándole los talones, entonces vio un a puerta abierta y entró a una casa sin pedir permiso, era la casa de un espiritista quien estaba haciendo una ceremonia para la ascensión a los altares de los caídos en el Caracazo. En este caso se trataba de cinco nuevos miembros de la corte Calé o corte de los malandros. En el instante que Nicolás entró estaban invocando al espíritu de el Robin, un joven maleante de quien contaban que asaltaba los camiones que bajaban de Mariches cargados de viveres para los supermercados de una cadena que tiene sucursales en toda la ciudad, lo que robaba con su banda lo repartía en el barrio al mejor estilo de Robin Hiood, de allí su nombre. En el momento que entró Nicolás al sitio donde se hacía el rito los presentes creyeron que era el Robin, pues al malandro le gustaba vestirse de rojo. A pesar del susto de algunos al ver al chofer entrar jadeando y totalmente desfigurado por el miedo, el espiritista, quien estaba de frente a la Trinidad que conforman la Reina India María Lionza, el Casique Guaicaipuro y el prócer de la independencia el Negro Primero. fumaba un tabaco y tenía una botella de anís en sus manos y decía:

En el nombre de Dios, de la Reina María Lionza, de Guaicaipuro y de todos los  espíritus de la Corte Calé, quienes pesar de ser los menos luminosos, son nacidos de la entraña misma del pueblo y de los barrios, invoco al espíritu del hermano Robin quien vivió en este barrio y murió en los saqueos del 29 de febrero de este año de 125 perforaciones  que consiguieron en su cuerpo, todas de balas asesinas  que dispararon con ametralladoras  sobre su humanidad, esto sin contar las que pasaron por una misma perforación.

Nicolás estaba asustado y sin saber si volver a la lluvia de piedras o quedarse en medio del acto de brujería. El espiritista continuó hablando por unos minutos envuelto en una nube constituida por el humo del tabaco y de otros sahumerios que estaban quemando en la habitación. Para Nicolás parecía  como una eternidad, no entendía por que el tiempo transcurría como en cámara lenta mientras el espiritista continuaba  diciendo:

Llamo al espíritu del hermano Robin, ahora ascendido a la Corte Calé para que se materialice en el cuerpo de uno de nosotros.

Nicolás aterrorizado cerró los ojos y sintió que era poseído por el espíritu de El Robin, pero fue más la fuerza de su miedo, así  que salió entonces como alma que lleva el diablo por donde mismo había entrado, pasó por el puesto policial sin detenerse, al llegar al centro comercial a buscar a las señoras  quienes indignadas le recriminaron todo lo que les había hecho esperar. El pobre hombre a partir de ese día no pudo volver a ver  un San Nicolás sin  entrar en pánico  y  maldecirlo.

Días más tarde Nicolás contó la historia a una cuñada suya conocedora de las cuestiones del espíritu, ella le confirmo que una de las cuarenta cortes del reino espiritual es la corte calé conformada por los espíritus de los más notables malandros de la historia de la ciudad de Caracas, entre los cuales eran los más famosos el Ismaelito quien murió en 1.941 de once puñaladas; Isabelita una joven de buena familia  que había tenido una vida truculenta, ya mayorcita se volvió adicta a la droga y se fue a vivir con un negro barloventeño, quien  le fue infiel, lo que hizo que ella decidiera  vengarse de todos los hombres; El Freddy quien vivió en los años setenta y es mostrado en estampitas vestido al estilo hippie, fue famoso como jibaro o distribuidor de droga, murió en la oportunidad en que  un pana suyo vendió en Caracas una cocaína envenenada, supuestamente ligada con heroína, en esa ocasión murieron más de cincuenta consumidores; otros famosos malandros de la corte son El Petróleo Crudo, El Rata, Machera y El Jhonny. La amiga le confirmó a Nicolás que en el Caracazo mataron a muchos malandros y que los espiritistas de los barrios los estaban ascendiendo a los altares por la ascendencia popular que tuvieron, pues muchos de ellos igual que El Robin repartían  sus botines entre los más necesitados. Por ser malandros la gente de los barrios les hacen ofrendas con las drogas favoritas de los delincuentes, tales como el bazuco, la marihuana y la cocaína o perico. La fama de los milagros de los miembros de esta corte ha trascendido las fronteras y hoy día son conocidos sus espíritus en Colombia, Cuba, España y Estados Unidos.  

sábado, julio 5

La bodega de la esquina y su rockola mágica.

Tenia entonces 17 años, vivíamos en Guanare, pero  mi padre me había enviado a estudiar en Los Teques el último año de bachillerato, no se sí para que me olvidara de las ideas comunistas que se estaban diseminando por el pueblo o para alejarme de las malas juntas, que no eran pocas. Me tocó dejar a la novia, aunque iba a visitarla cada quince días y a ella de vez en cuando la llevaban a visitarme, pues su abuela vivía en una casa de campo muy cerca de donde yo estudiaba.

Un día pasó lo inevitable, un amigo cuando me vio llegar me contó que mi querida novia había estado saliendo con otro muchacho, que si no tuviera un nombre tan gracioso no valdría la pena ni nombrar: se llamaba Tolo, Barrolo supongo. Así que hice lo que tenía que hacer, fui hasta la casa de ella, que quedaba en una pequeña colina en la vía al Cerro de la Cruz, le dije que no valía la pena seguir de novios estando yo lejos, sólo me faltó decirle "no eres tu, soy yo", porque para ese entonces no conocía esa fórmula mágica. Lo que pasó luego fue de antología, cuando comencé a bajar la colina mi  ahora ex novia estaba lanzando piedras. Gracias a Dios no tuvo la suficiente puntería para pegar en el blanco, o sea yo. 

Ya era de noche, yo era poco aficionado a la bebida, pero sentí la necesidad de tomarme un par de cervezas, entonces invité a un par de amigos y nos fuimos para un sitio alucinante que había en el pueblo: Se llamaba La Bodega de la Esquina, estaba en el sitio donde terminaba  la Peñita, el peor barrio de Guanare en esa época. Era una casa con techo de zinc, en el interior habían seis   o siete mesas con cuatro asientos de baqueta cada una  y un número bastante abundante de  bancos de madera, colgando del techo dos o tres racimos de plátanos y cambures, un mostrador de madera y vidrio que dejaba ver la escasa mercancía que vendían, galletas, diablitos, sardinas, harina y otros viveres. También había una nevera llena de cerveza bien fría. Pero dentro del  lugar había algo que era lo que nos hacia llegar hasta allá cuando el dueño de la bodega dejaba a sus hijos vendiendo cerveza: una  rockola llena de  discos de 45 rpm. y muchas luces de colores.

La rockola hacia alucinante el sitio, pues la música que tenía adentro no eran ni rancheras ni joropos, era lo mejor de las bandas y cantantes de  rock de la época: Rolling Sones, Deep Purple, Gladys Knight, Bob Dylan, Janis Joplin, Santana, Led Zeppellin y muchos más, con un bolívar  sonaban cinco canciones. Bajo el influjo del rock comencé a tomar cerveza Zulia y a comer Chicharrones picantes mientras contaba mis penas  de amor a mis dos amigos, no sabía que la combinación de la cerveza con los chicharrones y los cigarrillos  era tan agradable, sólo que al ser picantes estos últimos me abrían el apetito por la cerveza. Como a la séptima u octava cerveza, la quinta bolsa de chicharrones y la primera caja de cigarrillos comencé a sentir como se comenzaba a mover el techo, mientras las mesas daban vueltas a mi alrededor. Luego comencé a vomitar y a sudar frío. Recuerdo que había un par de marihuaneritos  en el sitio que decían riéndose: " - a este panita  este le dio un pasón".  

No supe como llegué a mi casa. Prometí que no volvería a tomar nunca más, pero al poco tiempo decidí  que lo que me había caído mal no era la cerveza sino los chicharrones, así que seguí tomando cerveza y fumando,  pero controlando la cantidad de chicharrones que comía. Me queda el recuerdo inolvidable  de la querida novia que me cayó a pedradas y el de la música de la rockola de la Bodega de la Esquina, además de mi primer despecho y mi primera experiencia con etílica.   

El mundial.

El fútbol despierta pasiones, eso es indudable. Aun quienes conocemos poco de este deporte cada cuatro años nos convertimos en aficionados. Brasil, Argentina, Alemania, Holanda y España dejan de ser países para convertirse en equipos de los que podemos ser hinchas o por los que apostamos en las quinielas. Las ciudades se paralizan cuando juegan los favoritos, lo jugadores se convierten en verdaderos ídolos, la sintonía de los canales de televisión y de las emisoras de radio que trasmiten los partidos se dispara, los periódicos que comentan los juegos se agotan y los problemas políticos se olvidan.

La fiebre mundialista es tan grande que se inicia con las eliminatorias uno o dos años antes, allí comienzan los sueños. Países como Venezuela, Costa Rica o Ecuador que no han tenido tradición mundialista comienzan a soñar con llegar al torneo. Algunos llegan. En Argentina, Brasil, Uruguay, España, Italia, México o Alemania se apuesta por la copa para su selección. En Colombia se sueña con llegar a octavos o a cuartos de final. Durante el torneo aparecen las estrellas o cracks que se convierten en ídolos. Se gastan millones en los Paninis, en las franelas de las selecciones, en banderas y balones. Las calles de los barrios se convierten en canchas improvisadas en las que niños y adolescentes dejando volar la imaginación juegan sus mundiales. En las escuelas y colegios se hacen torneos y los equipos son países.

Colombia este año tuvo la experiencia de tener un equipo que llevó a su gente y a muchos más en el continente a soñar con el triunfo de una selección que estuvo a la altura de los grandes. Un crack con el número diez pasó a ser ídolo de niños y de grandes. Una imagen fresca, celebrando sus goles con bailes, orgulloso de su nombre de pueblo James, pronunciado como se escribe en en español, no en inglés, lo que dice mucho de su persona; un colombiano auténtico, honesto, bregador, humilde pero orgulloso de su bandera. 

Quizá muchos esperábamos más de nuestros equipos, pero la realidad es que dieron todo. Brasil, Colombia, Argentina, Costa Rica y todo el continente puede estar satisfecho de sus selecciones  y de sus hombres. Queda hoy además una extraordinaria  imagen que resume el espíritu de la copa: el brasilero  David Luiz y el colombiano James cambiando sus camisetas, abrazados en una demostración de hermandad deportiva después del encuentro, haciendo ver que la derrota no fue tal y que el triunfo fue de todos. Esperamos con ansias la final y comenzamos a apostar por nuestros equipos para el próximo mundial.

domingo, junio 22

Solsticio

Hoy estamos en pleno solsticio de verano en nuestro hemisferio. Kunulkan, la serpiente emplumada de los mayas baja las escaleras de pa pirámide que lleva su nombre en Chichen Itza, en España celebran el día de San Juan que como dice Serrat en La Fiesta en el pueblo sembrado de bombillas  las gentes comparten su pan, su mujer y su gabán. En la antigua Suecia se adornaba un pino al que llamaban árbol solstical alrededor del cual la gente hacia danzas para atraer la lluvia para los cultivos. En la antigua China se celebraba la feminidad en el solsticio de verano y la masculinidad en el de invierno. 

Por la inclinación de la tierra en el hemisferio norte entre el 21 y el 24 de junio se produce el día más largo del año, mientras en el sur es el más corte. Nuestros antepasados pensaban que el sol se detenía el día de solsticio y de hecho el nombre proviene de las voz latina  solsistere o soltitium que traduce sol quieto. Este año el momento en el que el sol estuvo más lejos del hemisferio norte fue ayer a las 10:51, hora de Greenwich. Pero a los efectos de las creencias populares aún hoy y hasta el 24 estaremos bajo el influjo de este fenómeno que de mágico no tiene nada, pues es simplemente un evento astronómico cíclico.


viernes, junio 20

Nombres raros.

Maracaibo y La,Habana tienen en común que son puertos del Caribe y como puertos la influencia de las cosas que llegaban en los barcos era notable en la cultura popular, así no es extraño que los nombres de los maraciberos  y de los habaneros sean reflejo de lo que viene en los barcos. Bien conocida es la historia de la muchacha a quien bautizaron Yusnavi porque en algún barco habían visto un rótulo que decía US NAVY o un niño a quien les pusieron nombres como Hermágogras, un compañero nuestro de universidad se llama Ebanan Rincon, igual que un tío suyo y su abuelo paterno y muy conocida fue la actriz Mawampi Acosta, su nombre es de origen Wayuú o el famoso flautista  de Marcaibo Huascar Barradas   que lleva el nombre del hijo de un emperador Inca, lo que nos da cuenta de la influencia del mestizaje a la hora,de,escoger los nombres.

Pero las gentes de Maracaibo y los zulianos en general son amantes de las extravagancias y por eso gustan de nombres extraños, dicen que a un niño lo nombraron Puente Sobre el Lago y unos cuantos fueron bautizados Superman, otros Batman y hay hasta un Power Ranger y no pocas Blanca Nieves, una Caperucita de apellido Rojas y cientos de nombres tomados de revistas, cuentos y películas sin respetar la ortografía original como  Leydi Di, Bruslí, también hay varias Luz bell y hasta un Jenrymorgan Montiel. 

Hoy día con la globalización, el internet y la realidad virtual no hacen falta los nombres en los barcos o los nombres inventados de los marineros que embarazaban a las muchachas del puerto y como recuerdo de ellos les ponían nombres como el de Mercurio Urdaneta.  o el de Ajax Fernández, ahora no será extraño conseguirnos en la calle a alguien llamado Wikipedia del Carmen o a un niño con el nombre de Terabyte, Blakbeery o Iphone cuatro.  

   

miércoles, junio 18

La corte malandra

La corte calé.

El espiritismo venezolano es una expresión cultural basada en la creencia de que las almas de algunos personajes ocupan un lugar privilegiado en el reino de Dios y que desde allí pueden favorecer a los mortales, siempre y cuando sean invocados por la persona correcta, en el momento correcto y haciendo las ofrendas correctas.

El pueblo venezolano cree en la existencia de una reina espiritual, María Lionza,  quien es parte de una Trinidad integrada además por el Casique Guaicaipuro, de quien se dice fue el último jefe aborigen en resistir a los españoles y el Negro Primero, héroe de la independencia. Estos espíritus tienen además sus cortes, son cuarenta para ser exactos.

Las cortes son especializadas en distintas ramas de la actividad humana, están integradas cada  por cientos de  almas que se destacaron en vida algún arte u oficio, así si usted está enfermo se invocará a José Gregorio Hernández, el más destacado de los miembros de la corte médica o a algún otro espíritu destacado. Simón Bolívar es miembro de la corte guerrera y Pitágoras de la corte de sabios y así para resolver los problemas cotidianos se invoca a un espíritu de una corte diferente o a toda la corte.

Para invocar a los espíritus se hace una sesión en la que el o la espiritista fuma tabaco, enciende incienso y otros sahumerios y se liba algún tipo de licor, los más comunes son el ron y el anís. Luego se pronuncian algunos mantras, algunos tomados de las oraciones de los católicos y otros de la Santeria africana. Los espíritus pueden presentarse materializandose u ocupando el cuerpo de algún médium, que es lo más común. También puede ser que el espíritu solo envíe un mensaje a quien lo invoca diciendo que está al tanto de los problemas que se quieren resolver.   

Entre las cortes hay una que llama la atención, es la corte de los malandros o corte calé, que está compuesta por maleantes muertos quienes son invocados en distintas circunstancias, especialmente por otros maleantes. A estos espíritus se les ofrendan cigarrillos, bazuco, marihuana y otras drogas, además de ron, anís u otro licor también gustan de los puñales y otras armas. Dicen que les gusta que en las sesiones se ponga música salsa, siendo sus temas preferidos "la cárcel" del sexteto juventud y  "María Lionza" y "Pedro Navaja" de Rubén Blades. 

Entre los miembros más reconocidos de la Corte Malandra está el Tomasito,  muerto en los años 40 en una barriada caraqueña de 132 tiros, aunque dicen que pudieron ser más, pues no sería descartable que por alguna de las perforaciones del cuerpo pudiese haber pasado más de una bala. También están Ismaelito, el Petróleo Crudo, el Robin que debe su nombre a que robaba a los ricos para repartir el botín entre los pobres e Isabelita una muchacha de sociedad  que se volvió adicta a la droga y terminó viviendo con un negro barloventeño.

Cuando un santo malandro se posesiona de un cuerpo es común que pida que le coloquen música para bailar y drogas para consumir, les gusta reír y burlarse de la gente. Dicen que son los espíritus con menos luz, pero que les gusta hacer favores a los presos y a las personas que  se encuentran en situaciones de peligro como atracos, robos y arrebatones. Su corte es la que se encuentra más baja  en la escala espiritual, razón por la cual es fácil sentir la presencia de sus miembros.

Las sesiones espiritistas se hacen preferiblemente en las noches. Los martes no son buen día porque es el día preferido de los espíritus burlones. La iglesia católica condena estos ritos, pero los espiritistas siempre aseguran que no ofenden a Dios con ellos y rezan frecuentemente en  ellos el credo  y el ave María y es común verlos persignándose o llamando a "María Purísima" antes o después de las invocaciones.


@JoseLRestrepo

martes, junio 10

La tierra está viva, piensa y evoluciona.

La posibilidad de que la tierra sea no solamente un organismo vivo, autorregulado y pensante viene siendo estudiada desde el siglo pasado. En los años sesenta surge la llamada hipótesis de Gaia, según la cual la parte orgánica del planeta, es decir la biosfera funciona como un organismo autorregulado que tiende al equilibrio, fueron varios los científicos que desarrollaron esta hipótesis, entre ellos el químico James Lovelock y la bióloga Lynn Margulis. Esta teoría es en la actualidad aceptada por muchos científicos y es apoyada por el movimiento ecologista mundial que la considera como una de sus banderas.

Pero para otro sector de la ciencia y la filosofía considera que la tierra, Gaia, Gea o Gaya, es un organismo que además está dotado de mente y espíritu. Esta mente y espíritu constituiría lo que se ha denominado la noosfera. Esta teoría fue elaborada por el científico ruso Vladimir Ivanovich Vernadsky  y seguida por el jesuita Theilhad de Chardin, explica que la noosfera está constituida por la energía liberada por todos y cada uno de los seres pensantes que se habitan la tierra con motivo del acto del pensamiento y por los sentimientos.

Pero hay además hay una última teoría conocida como la teoría de la resonancia morfica, según la cual cada especie tiene una frecuencia vibratoria de pensamiento diferente y a través de esas frecuencias se desarrollan redes de pensamiento que constituyen la conciencia de la tierra. Los seres Humanos tendríamos  entre nuestras funciones mentales  la de ser receptores de las vibraciones mentales que contienen las memorias de la humanidad entera, lo cual explicaría fenómenos como la sincronicidad, la telepatía y la clarividencia entre otros. La teoría fue desarrollada en los años 80 del siglo pasado por Rupert Sheldrake y ha sido objeto de estudio en universidades de los Estados Unidos y del resto del mundo.

Con base en la teoría de Sheldrake la universidad de Princenton instaló una red de computadores a fin de medir las reacciones en distintos lugares del planeta a hechos relevantes y logró  comprobar que los seres humanos tenemos reacciones semejantes a hechos que ocurren en distintos lugares del orbe independientemente de que estemos o no informados de ellos, existe una resonancia a las distintas emociones que se producen en el planeta y más sorprendente aún es que el fenómeno se puede comenzar a medir aún antes de que ocurra. Esto último podría dar validez a la teoría de que en la esfera mental y espiritual las barreras del tiempo no existen. 

Con fundamento en lo anterior nos atrevemos a pensar que ciertamente formamos parte de un organismo pensante, con conciencia propia que depende en alguna medida del pensar y del actuar de cada uno de nosotros. Pero además nos aventuramos a imaginar que si como se dice no estamos solos en el universo, es posible que ese campo de conciencia se pueda ampliar hasta otras galaxias. Si humanos tomamos conciencia de  inmensa responsabilidad que ello conlleva, los patrones de pensamiento y acción de todos los seres humanos posiblemente serían otros. 

Por cierto que uno de los dogmas del cristianismo ha sido el misterio dejó Espíritu Santo. La noosfera y las resonancias morficas podrían ser una forma de acercarnos a la develación del misterio que por siglos ha permanecido oculto a la humanidad. Teilhard de Chardin, uno de los principales desarrolladores de la teoría era sacerdote, jesuita y teólogo y dentro se los conceptos que desarrolló estaba también el de la cristósfera, que sería la última escala de la evolución del espíritu universal, la cual se identificaría plenamente con el mensaje de Cristo.