jueves, abril 7

Más de once años años dejando huella

No sé si es mucho o es poco, pero ya son diez años, alrededor de mil posts y casi 150.000 visitas contabilizadas a este blog. En enero de de 2.005 hicimos la primera publicación para dejar huella en la red; inicialmente quería dejar un testimonio para mis hijos de los tiempos que se vivían, fue algo sin más pretensión que dejar una huella y por eso lo llamé mi huella digital. Pasaron tres años y comencé a ver que los temas eran muy variados  y que los seguidores crecían, llegamos a cien mil en esa primera etapa, así abrimos un segundo blog con temas menos político, aunque inicialmente nos centramos en la defensa del medio ambiente:  la Sombra del Pino Laso. 

El Twitter, Facebook, Instagram, Google Plus y otras redes sociales han sido complemento y competencia de este emprendimiento que surgió el día que escuchando a Pedro Penzini Fleiury entrevistar a una internacionalista supe de la existencia de los blogs, una nueva forma de generar contenidos en la red que estaba abierta a  todos los que tuviésemos acceso a Internet. Desde entonces ha podido compartir mis vivencias como testigo excepcional de la historia, mis experiencias como padre, como estudiante de postgrado en ramas tan diversas  como derechos humanos, arqueologia y literaria, profesor en la universidad de la seguridad, abogado y empresario. 

Gracias a todos quienes han tenido la paciencia de leerme,  espero haber aportado algo a sus vidas y poder generando opiniones a través de los contenidos que se sigan generando en mis blogs. Agradezco también a Dios, quien también ha sido parte de esta experiencia increíble que ya cumplió diez once  y que espero continúe por más tiempo.  

martes, marzo 29

La vida y el destino

F Aveces ocurren cosas que nos sacuden y nos recuerdan cuán frágiles somos y qué como diría mi madre la vida no es pan de queso o dicho de otra manera no es color de rosa. La lección quizá sea que no estamos solos en el mundo, que hay otros a quienes apoyar u otros que te apoyan, pero también que existe un destino que no conocemos y que puede manifestarse en cualquier momento
.
Le contaba a un amigo de alguien que creíamos que  tenía mucha suerte, pues se ganó varios premios de la lotería durante su vida, pero eso no impidió que dilapidara la fortuna que insistentemente llegaba a sus manos y que como llegaba se le iba en malos negocios y en celebraciones, pero también en obsequios a los seres queridos. No murió pobre, pero si alejado de su familia, en una de tantas huyó a una isla buscando la felicidad en las playas y en el sol. 

Después de años de lucha y esfuerzo una pareja amiga crió a seis hijos quienes le, recompensaron con amor y esfuerzo; después de más de treinta años de matrimonio, cuando estaban ya estables económicamente  el esposo murió de una enfermedad que le tomó por sorpresa y poco tiempo después murió en un terrible accidente uno de los hijos;  con el tiempo parecía que la vida había le cubierto el vacío a la esposa  con muchos nietos que manifestaban  a diario su amor, ignorando los tiempos difíciles de la abuela a quien después de haber sido una mujer muy sana, cuando menos pensaron se le manifestó una enfermedad inesperada que de repente convirtió su vida en un suplicio.

No podemos predecir el destino, solo nos queda tener fe y saber que hay una fuerza superior en la que podemos apoyarnos y que solo amando a Dios,  al prójimo, a nosotros mismos, y disfrutando de cada segundo de felicidad y dando gracias podremos alivianar ara la carga. 

viernes, marzo 25

Viernes Santo

Según las cuentas oficiales aún no han transcurrido dos mil años desde el día en que Jesus murió crucificado. Tenía treinta y tres años según la historia vivió entre nosotros el hijo de Dios hecho hombre y vio a revelar la palabra del Padre, lo que para quienes  ejercían el poder en tierra Santa resultó ser una ofensa y un peligro para las estructuras políticas dominantes.

Al sentirse desafiados por un hebreo  los romanos, quienes ejercían el poder en Israel lo juzgaron y lo condenaron a morir en la cruz. El pueblo apoyó esa decisión política y aún sus más cercanos seguidores contribuyeron a darle muerte. Pero la palabra se esparció entre los hombres de la tierra y esa palabra realmente no es una defensa a un nuevo poder terrenal, sino que se remonta a una filosofía basada en el amor entre los hombres y la generación de la paz en la tierra. 

El mensaje sigue difundiéndose y aún vemos con horror como se condenó al hijo de Dios a morir torturado frente al pueblo sin que nadie hiciese nada para impedirlo. Pero no caemos en cuenta que aún hoy damos la espalda al mensaje que fue enviado por Dios padre a través de su hijo todo a pesar de que tres días después de su muerte se produjo el milagro de su resurrección. La pregunta es ¿por qué es tan difícil amar?. Vemos como hoy en las calles de todo el planeta se mata, se ofende la dignidad humana y hasta se condenan a morir en la cruz a quienes predican la palabra. 

En los años sesenta comenzó a hablarse de paz y amor en sectores que. rechazaban la guerra y en los ochenta se comenzó a difundir la filosofía de la nueva era, que aunque choca con los dogmas del cristianismo en cierta forma refleja un mensaje de búsqueda espiritual y con ello un renacimiento de las ideas de amor y paz. En este siglo ha tomado fuerza la idea del respeto a los semejantes a través de la difusión y promoción de los derechos humanos, pero para ello hicieron falta dos guerras mundiales, miles de muertos y hasta ataques con armas atómicas. 

Hoy viernes santo reflexionamos alrededor del mensaje de Cristo y recordamos que a pesar del tiempo seguimos viviendo en el mismo planeta en el que él vivió hoy herido por la contaminación y la falta de respeto a la creación, es decir al medio ambiente, pero sobre todo por la sed de justicia y la desigualdad social.

jueves, marzo 17

Cosas importantes

Hay cosas muy importantes que se nos olvidan y que debíamos hacer más a menudo:
Caminar bajo la lluvia,
Gritar en un barranco para escuchar el eco,
Tirarte en la grama para ver figuras en lasco nubes,
Mirar viejas fotografías para evocar los olores de tu infancia, 
Contar estrellas,
Buscar el tesoro que está  al comienzo del arcoiris, 
Escuchar las risas de los niños,
Decir te amo,
Ver la cara de la luna,
Escuchar un concierto de pájaros,
Ver las ardillas caminando por los troncos de los árboles,
Sonreír,
Caminar por los paramos y comer moritas silvestres,
Recordar a los abuelos,
Y tantas otras cosas que son gratis y que nos recuerdan que estamos vivos...
JLR 17/03/2016

domingo, marzo 13

Emergencia aérea

El vuelo salió  a las 3:30 de Maiquetia conforme al itinerario, el capitán del vuelo anunció que le habían reportado un tiempo excelente en la ruta, que la altura máxima a la que volaríamos sería de 35 mil pies y que en 55 minutos estaríamos en el aeropuerto de La Fría. Luego las azafatas sirvieron agua, Pepsi o Fanta en un pequeño vasito plastico envuelto en una servilleta banca, la azafata que me sirvió mi vaso de agua era una chica simpática, muy delgada, blanca y con una sonrisa que parecía perfecta, usaba, al igual que las demás unos pantalones negros, una blusa azul, y un delantal blanco, era un poco torpe, dejó caer la servilleta y no podía llenar bien los vasos, su juventud me hacía disculparla porque seguramente era nueva en estos menesteres y sobretodo  porque pensé que tenía edad como para ser mi hija. 

Había también una azafata de unos treinta y dos años, que parecía ser la jefe de las sobrecargos, era la única encargada  de hacer los anuncios por el altavoz, cuando terminaron de servir las bebidas se sentó en una pequeña silla que había al lado de la puerta de la cabina. A lostreinta minutos de vuelo, aunque seguía el buen tiempo el DC-9 comenzó a moverse más de lo normal y la azafata tomó un teléfono que había en su puesto, luego se encendieron las luces de abrocharse el cinturón de seguridad, repentinamente sonó tres veces una alarma electrónica y se encendió en forma intermitente una pequeña luz amarilla sobre la puerta de la cabina,  después la mujer dijo en tono autoritario: personal de cabina permanecer sentado, se recuerda a los pasajeros  él uso de los cinturones, el uso de los baños está restringido y se prohíbe ponerse de pie, los pasajeros deben permanecer sentados. 

La chica joven que me había servido el agua que estaba en el cono trasero, es decir en la cola del  avión se fue a levantar para ir a la cabina seguramente  a ver qué ocurría y la azafata que estaba al frente le gritó:  se recuerda al personal de cabina que debe permanecer en sus puestos y se puso de pie frente a la puerta de la cabina, luego comenzó a halar y  a golpear con los puños la puerta, la alarma volvió a sonar y la azafata tomó de nuevo el teléfono, recordó al personal de cabina que debía continuar en sus puestos y volvió a pararse frente a la puerta halándola fuertemente y golpeándola con los puños. Recordé en ese momento el episodio de German Wings en el que el piloto enloqueció y estrelló el avión contra los Alpes, también miré dos puestos atrás donde iba una mujer vestida de blanco cual santera cubana, la única persona sospechosa de terrorismo que había en el avión. Contraviniendo las medidas de seguridad encendí mi teléfono celular y envíe varios mensajes dejando instrucciones sobre mi trabajo y un té quiero para mi esposa mis hijos. 

Realmente no sentí miedo, permanecí tranquilo, al igual que los demás pasajeros, solo un señor se preguntó en voz alta ¿que está pasando? y una mujer exclamó  ¡Dios mío!; Mentalmente repetí varios padrenuestros y avemarías. Finalmente la azafata volvió a tomar él teléfono y   de atrás salió un señor vestido con un uniforme de la línea aérea que llegó hasta la cabina, sacó un destornillador y abrió fácilmente la puerta, el piloto y el copiloto se asomaron por la puerta sonrientes. Apagaron las luces de uso del cinturón y la chica del agua atravesó sonriente el pasillo, el peligro había pasado, le llevaron agua a la tripulación. La puerta de la cabina se había atascado, a la 6 y 20 aterrizamos, la mayoría de los pasajeros ni cuenta se dieron de la pequeña emergencia.  

sábado, marzo 5

Cadenas

Aunque soy creyente y no oculto mi fe siempre he pensado que esas son cosas que deben permanecer en el fuero interno y a lo sumo se debe manifestar el deseo de que Dios proteja a las demás personas, pero sin hacer de las creencias propias una predica constante, pues creo que es importante respetar las creencias ajenas. 
En los últimos tiempos, quizá buscando la información de la que nos privan los medios en Venezuela he recurrido a las redes sociales y me he encontrado con cientos, sino miles de cadenas con contenido religioso y la invitación a reenviarlas con veladas amenazas de no gozar de los beneficios de Dios y los miembros de la corte celestial. Aunque he hecho lo que sugieren algunas en algunos casos estoy totalmente consiente que eso raya en la superstición, como muchas otras cosas que tienen origen en las mismas autoridades eclesiásticas.
El papa Francisco, por su imagen carismática está siendo utilizado con ese tipo de fines y en su boca se han puesto palabras que nunca ha pronunciado y discursos que van en contra de los dogmas de la iglesia católica y muchos creen que es obligación sacralizar esos dichos antes de analizar su contenido y para ello reenviarlos en las redes. La imagen y el concepto que cada uno tiene de Dios deben ser respetados, pero pueden perfectamente ser discutidos y analizados.
Si están de acuerdo digan Amén y reenvíen esta nota, si no lo hacen nada malo les ocurrirá por causa de ello, eso lo puedo asegurar. 
¡cúbranse  de gloria!

miércoles, marzo 2

¡A madrugar!

La agricultura urbana 

Hoy me ha tocado adelantar la hora de levantarme para poner al día el trabajo del conuco urbano. Limpiar el sucio de las gallinas, darle de comer café a las vacas para cuando las ordeñe dentro de un ratico me den capucihino. Abonar la mata de cambur, cosechar las parchitas para el jugo, regar los pimentones y el cebollino, ver donde diablos dejaron los huevos las gallinas para desayunar temprano y poder ir a hacer cola para comprar jabón y pasta de dientes. No es fácil vivir en revolución; pero todo sea por la patria.