domingo, agosto 18

El nido de un turpial

*CONTANDO CCUENTOS*


Ese día el gonzalito llegó al árbol donde tejía junto a la bella hembra un hermoso nido de paja en forma de saco y le dijo  “-creo  que nos equivocamos de sitio, por aquí hay muchos otros turpiales y cuentan muchos chismes cuando cantan con sus  trinos,” a lo que su mujer respondió “¿y en qué te afecta eso? A lo que el gonzalito respondió: “-Si el nido de mis polluelos queda mal tejido se burlarán con sus trinos. “- para mí lo importante es darle un hogar a nuestros hijos, no le pongas atención a los trinos de los demás turpiales” respondió la gonzalita. El gibzalito hizo caso a su pareja y siguió teniendo dejando el hogar de sus polluelos  Perfecto, así se subieron a una rama y comenzaron a cantar, los demás turpiales se acercaron para hacer una sinfonía de trinos. Gonzalito aprendió a trabajar sin escuchar las críticas malsanas de los pájaros envidiosos.

martes, agosto 13

El Niño del trompo

*ANCESTROS*


El próximo 15 de agosto estaría cumpliendo 95 años mi padre Mario Restrepo, quien a los tres años de edad perdió a su padre Mariano y se crió junto a su madre Doña Flavia Echeverri y cinco hermanas que como decía un recordado amigo eran las encargadas de la educación de los hermanos menores en esas grandes familias antioqueñas en las que las proles eran de más de seis hijos y en oportunidades llegaban hasta veinte.


Mi abuelo, arriero de origen y hacendado de vocación, fue dueño de tierras en el Quindio y según cuentan las vendió cuando se vio enfermo después de un aparatoso accidente de tránsito. que fue el primer arroyaniento que hubo en su pueblo; al verse enfermo con el producto de la venta de sus tierras se dedicó a comprar casas para dejarle a mi abuela, porque era su pensamiento que “a una viuda no se le deben dejar fincas sino llaves”. Afortunadamente eso hizo que mi abuela pudiera educar y alimentar a sus hijos sin verse en la necesidad de usar el hueso comunitario que pasaban los vecinos de casa en casa para poder hacer la sopa.


Entre los inquilinos de Doña Flavia había un carpintero que tenía su taller a la vuelta de la esquina de la casa de los Restrepo, contaba mi tía Fany que un día, hace noventa años, cuando mi padre apenas tenia cinco años fue a donde el carpintero a plantearle un negocio: quería comprarle un trompo de madera, pero no tenía suficiente dinero, así que le preguntó al inquilino de su mamá: “maestro ¿por cuanto me hace un trompo poniendo yo la piola?”


Setenta y tres años vivió el niño del trompo, a quien de adolescente lo enviaron a estudiar en Medellín, después a Estados Unidos a hacer su carrera universitaria y luego como profesional a el Valle del Cauca y finalmente a Venezuela donde dejó su aporte cómo agrónomo en Portuguesa, Barinas y Táchira, pues igual que su padre la tierra siempre fue su pasión.

lunes, agosto 12

Humor negro

No se que puede ser más duro a la hora de despedir a un ser querido, si enterrarlo en un camposanto o entregarlo a un crematorio para que su cuerpo sea incinerado.  Ninguna de las dos opciones es muy agradable que se diga, de hecho me aterra pensar en cualquiera de las dos opciones, no porque le tenga miedo a la muerte, pues estoy consciente de que ese es el destino de todos, sino porque mi cuerpo ha sido mi templo durante mis ya más de sesenta años de existencia y no quisiera que fuera alimento de gusanos o combustible de las llamas, así que mi opción sería que me embalsamaran y tuvieran mi momia si no bajo una pirámide al menos en algún salón de mi casa, como un cadaver que tienen en las cercanías de La Grita en el Estado Tachira, así mis descendientes podrían ponerle precio a la visita, vender miche callejonenero a mis costillas o hacer de vez en cuando una fiesta al estilo del hallowin para celebrar mi cumpleaños u otra efemérides que pudiera involucrarme.

Sobre las cenizas hay una historia de un amigo que se casó dos veces y dijo a una familia que esparciera sus cenizas en una montaña y  la otra que lo hicieran en el mar. Todos querían las cenizas para cumplir con la última voluntad del deudo, pero no fue hasta que como el Rey Salomón decidieron dividirlas y así cada uno cumplió con el deseo, no sin que las viudas se hubieran mechoneado y terminaran contratando un abogado que se quedó con buena parte de la herencia.

En cuanto a ser enterrado recuerdo a un tío que ya en las postrimerías de su vida tenía un buen amigo con quien hizo un pacto: el que muriera primero después del entierro debía darle tres patadas  a la lápida y decir ahí quedaste bien viejo tonto. El día del sepelio acudió a su cita, pero la viuda y los hijos de su amigo no se le separaban, así que al final tuvo que decirles que se fueran que el quería estar un rato a solas con su amigo, cosa que aún agradecen pues nunca imaginaron que un amigo pudiera tener tanta devoción por otro,

Nota: esta crónica no le gusto a María Matos, porque consideró que se exacerbaba mi orgullo al describir mi cadáver momificado  dentro una pirámide. Seguro que en mi inconsciente puede haber algo  de eso. Mis disculpas para quienes como María piensan que con la muerte no se puede hacer un poco de humor. 

domingo, julio 28

La cueva de los Taltos

*CRONICAS LUNÁTICAS*

Al sur del Ecuador hay un lugar llamado la cueva de los Tayos que ha sido objeto de muchas historias desde los años 70 cuando el arqueólogo argentino de origen húngaro Juan Moricz exploró una buena parte de la caverna y dio cuenta de la existencia de vestigios  de una antigua civilización desconocida hasta entonces. 

Entre las historias y mitos recopilados se  habla de que se encontró una biblioteca compuesta por una gran cantidad de láminas de oro plata y otros metales  inscritas con geroglificos que no se han podido descifrar, pero que recuerdan la escritura egipcia por tener caracteres semejantes. La cueva es custodiada, según dicen las leyendas  por una especie de duendes o seres de luz que son llamados Sunkies por las tribus que habitan los alrededores del sitio. 

Dentro de la cueva se ha dicho que habita un pueblo denominado los Taltos, me imagino que en honor a un mito húngaro que también habla de un pueblo con ese nombre constituido por una raza de personas muy altas, blancas y que tenían la característica de tener una dentadura supernumeraria, que se conoce como dientes de Tiburón, características estas que se repiten en los restos encontrados en Ecuador. El nombre de Tayos viene dada por una especie de pájaros  ciegos, conocidos cómo guácharos, Tayos,   esteatornis caripensis o aves de las cavernas y que abundan en el lugar. 

La cueva se cree que forman inmensas galerías de  túneles que conectan bajo tierra toda la región de  Los Andes y el Amazonas, desde Argentina hasta el Roraima en Venezuela. Se ha dicho qué hay acceso a ese mundo subterráneo por entradas  cerca del lago Titicaca, el tepuy  del Roraima, la Gran Sabana, el cerro Uritorco en Argentina y las minas de Lobatera en Venezuela. 

Los Pemones  que habitan cerca del Roraima tienen entre sus mitos uno que cuenta de la existencia de de los Sunkies , que protegen los accesos al inframundo por una grieta en Roraima, pero que son llamados por ellos  Amaikok. 

De la cueva en Ecuador se extrajeron muchas piezas de gran importancia que fueron donadas a un cura Saleciano que vivió en Cuenca, ciudad cercana  la zona donde se encuentra  la cueva y donde construyó un museo el el cual exhibió más de ciento diez piezas que desaparecieron después de un incendio que destruyó el lugar. Se ha dicho que las piezas restantes fueron enviadas al Vaticano donde permanecen depositadas en secreto.

 La Nasa participó en un grupo de exploración que ingresó a la cueva de  los Tayos en el año 1976 que también fue financiada por los gobiernos de Ecuador e Inglaterra. La exploración duró varios meses y se supo que extrajeron varias cajas con objetos que encontraron en el interior, luego hubo un tiroteo con la tribu que habita cerca de los Tayos. En la expedición estuvo el astronauta Neil Amstrong quien dijo que la experiencia vivida en la cueva  superaba la vívida por él en la luna. 


 La conclusión oficial de la investigación hecha por el grupo fue que las cuevas son de origen natural y que no hubo intervención de humanos en su construcción. Lo que si es cierto es que nunca se supo del contenido de las cajas que fueron sustraídas de las profundidades de Los Andes ni del destino de su contenido. Quedan registros fotográficos de algunos de los objetos que tuvo bajo su custodia por el Padre Crespi y por Juan Moricz.

miércoles, julio 24

Visiones

*CONTANDO CUENTOS*

De joven durante él letargo se entretenía viendo fosfenos de colores verde, amarillo y violeta, pero con la madurez se olvidó de este juego de alucinaciones provocadas al cerrar sus ojos o en el letargo previo al sueño.

Después de muchos años comenzó a tratar  de ver de nuevo con los ojos cerrados, estaba seguro que podría recibir algún mensaje de su interior. Un día comenzó a ver las caras de gentes que no recordaba haber conocido nunca, eran nítidas y coloridas a diferencia de otras que había visto antes que eran en blanco y negro y dibujadas en su mente sin ninguna estética, eran caras feas y sin  gracia, aveces pensaba que podían ser demonios, pero prefería olvidar que pudieran serlo.

En una ocasión al cerrar los ojos vio un cuadro luminoso y en el una imagen que le evocaban las pinturas medievales, se trataba de un grupo de hombres ataviados a la manera de los nobles, estaban sentados frente a una mesa, uno de ellos era una persona mayor, brindando con una copa de vino. Él quiso ver más de lo que ocurría en esa ventana de su mente, pero la Imagen desapareció en segundos. Días después vio  de unas líneas  de color negro formando  la silueta de tres personas sobre un fondo blanco, al principio no supo identificarlos, pero luego pensó que pudiese ser una familia, la sagrada familia.

En la mente los fotones aveces no necesitan de los ojos para manifestarse  intuyó. Concluyó entonces  que algún   tipo de energía desconocida  hace que las imagines  tomen vida en nuestras  mentes y nos dejan ver universos paralelos que está en lo profundo de nuestro  ser o de  una esfera misteriosa que no conocemos.

lunes, julio 22

Junto al Río

*CRONICAS LUNÁTICAS *

Tenía once  años cuando compuse mi primera canción, fue un gran éxito aunque el único que la cantó fui yo, pero fueron muchas veces en el baño de mi casa de la Avenida del Río  en Cali. Mi inspiración fue por cierto ver correr desde el balcón las aguas del Río donde llegaban las lavanderas buscando las limpias aguas que con la fuerza de los farallones pasaba frente a nuestra casa.

En 1968 a mi padre obtuvo un importante cargo en Venezuela y de las orillas del Río Cali me llevaron a vivir en Caracas, con vista al Avila, pero lejos del Guaire. Sin embargo el Río quedó tatuado en mi memoria como la letra de la canción que nadie más que su autor conoció.

En 1996 se colocó a orillas del Río Cali una escultura del artista Hernando Tejada llamada el Gato del Río, la cual muestra un gato sentado sobre un pedestal. Diez años transcurrieron para que los caleños se dieran cuenta de la soledad del animalito  y decidieran hacer una galeria de gatas en las orillas del Río convertido en parque. Poco a poco se han ido añadiendo esculturas de gatas en el lugar que se ha convertido en un destino para los amantes del arte y de los gatos. 

Omar Rayo el famoso cinetista colombiano es uno de los escultores que aportaron una de las más de 16 esculturas que se han colocado en el lugar.

Y para quienes están curiosos sobre la letra de mi canción les dejo un par de  estrofas que aún recuerdo: 

“_Cuando estoy junto al Río cierro mis ojos y pienso en el destino de sus aguas y de su color._

_Cuando estoy junto al Río veo tu rostro y pienso en ti y en el  destino y sueño con tu amor..._” 


Cosas que hace un Rio.

domingo, julio 21

PAX

*LA PAZ ESTÉ CON NOSOTROS*

La paz sigue siendo un anhelo de la humanidad, muchas son las guerras que se libran en las calles de nuestro hermoso planeta y mucha la destrucción de sus recursos. Desde un atraco en una esquina hasta el lanzamiento de un misil en Corea o un ataque terrorista en el Medio Oriente, en un local en una capital europea o un tiroteo en una escuela en un pueblo norteamericano muestran que no vivimos en paz.

Vimos cómo dejaron a un niño ciego por un disparo de perdigones aquí en el Táchira, como torturaron hasta la muerte a un soldado en Caracas, escuchamos a un paramilitar decir que seguiría decapitando gente en Ureña y circuló en las redes un video donde mostraban como lo hacían. Nos habíamos horrorizado de la crueldad de los miembros de Isis cuando ejecutaban cristianos o de la barbarie de los afganos o de los chinos ejecutando niños; pero el fenómeno es a todo nivel y en todo lugar.

Paz en la tierra a los hombres de buena voluntad es un mensaje no solo de los cristianos, sino de quienes pretendemos vivir civilizadamente y hacer de nuestro planeta un lugar donde nosotros y nuestros hijos podamos  vivir en armonía, sin miedo, buscando ser cada vez mejores, siendo felices y haciendo felices a los demás. 

Un mundo mejor es posible, cada uno es responsable de aportar un granito de arena para construirlo. Solo será posible la paz si comenzamos por nosotros mismos, por tener paz interior y vivir en armonía con los demás. Que la paz esté con nosotros.

Julio 21 de 2019.
JLR