lunes, abril 13

El alma de la roca

Los pueblos originarios de los Andes acostumbraban pedir permiso a sus montañas sagradas para adentrarse en ellas, era un signo de respeto al sitio y a la madre tierra. Este fin de semana estuvimos estudiando junto a los profesores Anderson Jaime, Leonardo Paez y Yara Altez el Petroglifo 19 de abril, también llamado Piedra del Caimán en San Juan de Colón estado Táchira. En una clase teórica anterior había hecho la pregunta al Dr. Páez de donde viene la fascinación que los seres humanos tenemos por los petroglifos, la experiencia del encuentro con la roca nos dio la respuesta.

Leonardo nos explicó que hay una ética en la labor arqueológica antes de comenzar su clase que estuvo centrada en enseñar las formas de hacer registros de las inscripciones, los glifos que están tallados en la roca; el respeto al objeto de estudio, su preservación, procurar la mínima intervención posible son parte del comportamiento del  arqueólogo, pero además en la práctica apareció el ritual de pedir permiso a la piedra para interrumpir su paz. Todo esto confirma que el arte, la obra humana  hace que los objetos adquieran alma propia al ser fecundados por el espíritu del autor, el artista.

En  el caso de los petroglifos el alma de la roca guarda la semilla plantada en tiempos inmemoriales por seres humanos que habitaron o simplemente transitaron por los caminos y los paisajes que guardan la roca. Ver a Leonardo pedir permiso a la roca para tomar su registro y ver  cómo con el trabajo conjunto del maestro y sus alumnos fue develando una serie de signos dejados inscritos en la piedra dio sentido a la fascinación sobre la cual habíamos interrogado el día anterior.

Para reafirmar la trascendencia del mensaje, indescifrado aun aparecieron en el stio Rocksen y Nelson, dos niños de ocho y nueve años, inocentes, pero llenos de curiosidad a observar lo que sucedía, la semilla quedó sembrada en ellos y  es posible que con el tiempo se conviertan en guardianes del tesoro que yace sobre el suelo de su barrio, el tiempo sigue su ruta hasta el infinito, la roca seguirá allí y pasaran generaciones buscando respuestas su el alma.

La roca es guardián de los misterios del pasado, pero además es vínculo con quienes nos  antecedieron como habitantes de estas tierras, así a medida que los glifos se revelan van apareciendo signos de inteligencia y amor vida y  a la tierra, pero además  se ven en ellos una especie de angustia existencial que se convirtió en algún momento en mensaje. Las personas que inscribieron los mensajes desaparecieron, pero su espíritu quedó inmortalizado en la roca que adquirió una energía única, es valido entonces otro ritual, el dar gracias a la piedra por estar allí guardando secretos y por haber sido fecundada.  


sábado, abril 4

Vivir eternamente

La más importante fiesta de los cristianos es la resurrección, pues ella indica que todos tenemos la esperanza de vivir por siempre.

Durante nuestras vidas nuestro cuerpo físico se va consumiendo, eso no tendría ningún sentido si paralelamente no estuviésemos alimentando nuestro espíritu y preparándolo para el siguiente paso en la existencia: el encuentro con la vida eterna. 

Jesús vino a la tierra a vivir la experiencia de compartir con el hombre su paso por nuestro mundo material y traer un mensaje muy simple, pero profundo: la clave de la vida eterna está en el amor, porque el amor es el alimento del espíritu. 

Hoy sábado santo recordemos el mensaje cumpliendo con los dos primeros mandamientos, amar a Dios por sobre todas las cosas y amar al prójimo como a nosotros mismos. 

Un saludo especial a nuestra familia, a nuestros vecinos, a los compañeros de trabajo y de estudio, a nuestros empleados, a nuestros maestros y a todos quienes se cruzan día a día en nuestro camino. 
!Paz en la tierra!

viernes, abril 3

Excursión arqueología a la estación Chaguáramos San Juan de Colón, Municipio Ayacucho del Estado Táchira

Introducción

El día 14 de abril de 2015 realizamos una práctica de campo consistente en una práctica de campo en la Estación Chaguaramo, en las adyacencias de la población de Colón, capital del Municipio Ayacucho del Estado Tachira.  En esta actividad fue dirigida por el Profesor Anderson Jaimes  facilicitador del diplomado en Aqueologia y Arfe Rupestre que dicta el Museo del Táchira y la Universidad Eperimental Fransico de Miranda y contó con la asistencia de  todos los participantes en el diplomado, el objeto fue acceder al sitio y observar básicamente tres petroglifos y observar los distintos tipos de glifos  hachas sobre ellas. la primera fue el petroglifo conocido como la piedra del parto, la segunda la piedra de la bifurcación y la tercera la piedra de Eliodoro.
Los participantes nos dividimos en tres grupos, correspondiendo a cada uno el estudio de un petroglifo después de señalar su ubicación y las características básicas de la roca, es decir sus dimensiones, su inclinación, el tipo de roca, así como las inscripciones hechas en ella, para lo cual se utilizó la técnica del frotage que consiste en forrar los petroglifos en papel blanco y frotarlo con papel carbón para obtener una imagen clara de las inscripciones hechas sobre la piedra Se observó además otra técnica consistente en colocar material arenoso sobre los surcos de los glifos para visualizar las formas de los mismos.  

Bitácora 
El 14 de marzo de 2.015 salimos de la ciudad de San Cristóbal a las 7:45 a.m. hacia la población de San Juan de Colón en el Estado Tachira, a las 9:15 minutos aproximadamente arribamos al terminal de esa ciudad donde nos conseguimos con el profesor y el resto de los participantes en el diplomado, de allí nos dispusimos a dirigirnos hacia la estación Chaguaramos para observar los petroglifos y hacer un estudio básico de carácter descriptivo de los mismos, tres en total.
Las coordenadas de el terminal de pasajeros de la ciudad de Colón fueron registrados a 8º2'41" latitud norte y 72º15'10" longitud Oeste. De allí tomamos ruta hacia la Estación Chaguaramos en dirección noreste, salimos de la ciudad en dirección a la quebrada Los Curos, recorriendo una meseta inclinada ubicada a la margen derecha de la señalada  corriente de agua, a una altura aproximada de  entre 800 y 830 metros sobre el nivel del mar. La topografía es ligeramente inclinada con vegetación de altura media constituida por rastrojos, plantas de salvia, moras silvestres, helecho arbóreo y otras variedades más pequeñas, palmeras, sangrón y otras zarzas. La fauna constituida por faros, cachicamos, rabípelados o faros, serpientes de diversas clases, insectos de diversas especies. 
Aproximadamente a las diez y treinta minutos de la mañana llegamos al sitio del primer petroglifo, la temperatura en esta oportunidad fue amable, no llego a pasar de los 27º según mi calculo, el día estaba nublado, pero con buena luminosidad y visibilidad. Sólo a mediodía tuvimos algunos rayos de sol, pero no hubo un aumento significativo de la temperatura.
El sitio de la piedra del parto  se ubicó  en las siguientes coordenadas geográficas: Norte 8º2´18,1";  Oeste 72º14´34,6”. En este caso nos sirvió de guía y tutor del estudio el profesor Anderson Jaimes, quien dio cuenta de que los informantes primarios de la existencia de la estación fueron los pobladores del sitio quienes a través de las tradiciones orales dieron cuenta de ellos. En conversación con algunos de los compañeros del diplomado se comentó que el arqueólogo  ítalo venezolano Ricardo Lovato   hace varias décadas visitó el sitio y propuso construir un parque arqueológico en el, pues consideraba que existía  en el sitio una civilización que aunque primitiva, estaba en desarrollo. Nuestro tutor Anderson Jaime concluye en uno de sus estudios que los petroglifos son producto "la persistencia de una estructura religiosa ancestral donde el mojan ocupaba un lugar preponderante. Un plano mental consciente, inconsciente y subconsciente que supone toda una estructura de pensamiento donde aparecen correlatos míticos indígenas." 
Se hizo una primera observación de la piedra del parto en la cual estuvimos presentes todos los participantes del diplomado, luego se nos dividimos en tres grupos para observar y hacer el estudio descriptivo de los tres petroglifos, correspondiendo a nuestro grupo, el número uno el petroglifo del parto, aproximadamente al mediodía comenzamos a levantar el gráfico de los glifos o figuras existentes en las distinta caras de la piedra, para ello colocamos sobre la piedra pliegos de papel bond asegurados con tiro y procedimos a revelarlas haciendo prectica de la técnica del frotage, es decir se frotó papel carbón sobre el papel bond adherido a la piedra para revelar las imágenes inscritas en la piedra. 
Los surcos de los dibujos inscritos en la roca tienen aproximadamente dos centímetros de ancho por un centímetro de profundidad. La técnica utilizada por el autor autores de los glifos fueron las del punteo o percusión y el rayado, en ambos casos se observó el  posterior pulido o lijado. También se observaron algunos surcos naturales en las distintas caras de la roca. 

Resumen 
ESTACIÓN CHAGUARAMOS
PETROGLIFO Nº 1: EL PARTO
 
UBICACIÓN
UTM
• Este 0803912
• Norte 0809562
 
Coordenadas geográficas
• Norte 8º2´18,1”
• Oeste 72º14´34,6”
 
Altura sobre el nivel del mar: 830 mts.
 
Se observan cuatro (4) caras, las cuales tienen una inclinación de:
• Cara 1Norte: 50º
• Cara 2 Este: 80º
• Cara 3 Oeste: 90º
• Cara 4 Sur: 78º
• Nota: no hay cara 0, ya que no hay cima en la piedra
 
Se tomó la medida de un surco de la cara 1
• Ancho 2 cm
• Profundidad 1 cm
 
Medidas de la piedra:
• Ancho 2,10 mts
• Altura máxima 1,10 mts
• Altura este 0,85 mts
• Altura norte 0,36 mts
Medidas por cara:
Cara 1:
• Largo 4,57 mts
• Alto 1,77 mts
 
Cara 2:
• Ancho 1,23 mts
• Alto 0,67 mts
• Altura más baja 0,67 mts
 
Cara 3:
• Ancho 2,3 mts
• Altura máxima 1,25 mts
• Altura mínima 0,70 mts
 
Cara 4:
• Ancho 2,85 mts
• Altura máxima 1,04 mts
• Altura mínima 0,74 mts
 
Petroglifos observados por cada cara:
Cara 1 Norte:
Se colocaron 16 láminas para realizar el frotage, hacemos la acotación de que se saltó la numeración por error involuntario de la lámina 8 a la 10.
• Lámina 1 se observan conjunto de oquedades pequeñas
• Lámina 2 se observan conjunto de oquedades grandes
• Lámina 3 se observa figura antropomorfa masculina con accesorios y surco natural
• Lámina 4 se observan dos (2) pares de huellas antropomorfas, dos (2) oquedades satelitales, esta lámina comparte con la lámina 10 un glifo de una cara con accesorios
• Lámina 5 se observan conjunto de oquedades pequeñas
• Lámina 6 se observan conjunto de oquedades pequeñas
• Lámina 7 se observan oquedades satelitales
• Lámina 8 se observan surcos
• Lámina 10 se observan oquedades satelitales, dos (2) meandros, esta lámina comparte con la lámina 4 un glifo de una cara con accesorios
• Lámina 11 se observan oquedades y glifo no identificado
• Lámina 12 se observan meandros y glifo no identificado
• Lámina 13 se observa una figura cuadrada y glifo no identificado
• Lámina 14 se observa glifo no identificado
• Lámina 15 se observa surco  con oquedades
• Lámina 16 se observa surco  con oquedades
• Lámina 17 se observa surco  con oquedades

miércoles, abril 1

Tiempo de dar gracias.

Hay tiempos para soñar, tiempos para disfrutar, hay también momentos difíciles en la vida, pero hay momentos para dar gracias, para celebrar nuestra existencia, para agradecer por los seres queridos, a los amigos y a todos quienes de una u otra manera se han cruzado en nuestros caminos; pero sobretodo dar gracias a Dios por permitirnos vivir y compartir.

Este año no parecía ser fácil, pero me  ha traído grandes satisfacciones en lo personal y en la vida familiar. Ha sido un año para abrir nuevos caminos, viendo a los hijos crecer y convertirse en mejores personas, disfrutando de la vida familiar, asumiendo nuevos retos profesionales y académicos,  cultivando nuevas y viejas amistades, pero lo más importante buscando el crecimiento espiritual.

Hace años supe que las cosas materiales son pasajeras, incluso esa  sorprendente estructura biológica que es nuestro cuerpo poco a poco se deteriora e indefectiblemente llega la hora de despedirse de el, pero mientras eso ocurre vamos alimentando y haciendo crecer nuestros espíritus: ese es el verdadero sentido de la vida. El encuentro con Dios es el máximo logro que podemos alcanzar; pero no siempre es fácil, el paso por el mundo está lleno de difíciles pruebas, pero con El  por delante se amainan las dificultades.

Por eso hoy, Miércoles Santo, doy gracias a Dios y todos  quienes me han acompañado en este año y me han mostrado nuevos caminos y han hecho que la tarea de crecer espiritualmente sea más fácil y han contribuido para que el recorrido por los caminos que hoy transito sea más amable y  menos sinuoso. La puerta de la luz un día se abrirá, de eso estoy seguro, si puedo cruzar el umbral podré decir que hubo quienes me mostraron el camino y por eso doy gracias. Espero poder retribuir con obras tanta bondad de tantas personas y del Señor, quien  siempre ha estado allí, silencioso pero elocuente.  

domingo, marzo 15

¿Que hago yo entre dinosaurios?

Y entonces me pregunté ¿que hago entre dinosaurios? Allí estaban magnificente un tachiraraptor y una Laquintasaura. Nunca imaginé ser parte del paisaje de ese lugar, pero allí  estaba. Mi vida había sido un crisol de experiencias y aunque había soñado con viajar en el tiempo nunca pensé que me iba a remontar a 200 millones de años atrás,  tampoco pensé que la tierra que habito y sobre la cual hemos cumplido la triste labor de depredarla, hubiese sido tierra de estos esos magníficos  seres  que según los paleontólogos nunca  llegaron a coexistir con los humanos. 

No  hacia mucho tiempo había descubierto el Atlas del maestro Jorge Luis Borges y en las añejas páginas del libro que había sido ojeado y leído por los cientos de lectores que pasan por la biblioteca descubrí que mi vida, al igual que la de todos los mortales no es una experiencia, sino un crisol de ellas y con Borges descubrí que la existencia  no es un camino que se recorre sin compañía, sino que en la ruta siempre tenemos a alguien que nos ayuda a iluminar el sendero cuando está oscuro, de allí el sentido de la vida 

Años antes había viajado por los Andes y por los llanos buscando las claves de mi existencia, en esos días pensaba que las iba a encontrar escritas en las rocas labradas por nuestros ancestros, quise también recorrer el Qapaq Ñan, camino de los Incas para llegar a Machu Pichu  y   aunque nunca tuve la oportunidad  de vivir la experiencia del viaje en la realidad,  por los caminos de la mente pude hacerlo a través de la lectura de magníficos textos y de las experiencias vividas  junto a  mis guías espirituales cuando pude ser testigo de las vivencias  de seres muy cercanos que llegaron a través de los viajes hacia el interior de sus mentes y de sus espíritus a conseguirse con el mismísimo Dios. 

A estas alturas  creía tener armadas ya algunas piezas del rompecabezas de mi vida, era hombre de Fe a mis casi sesenta años de vida, pero me reclamaba no ser practicante de ninguna religión. Con horror había visto las imágenes de cristianos crucificados por el  Estado Islámico de Isis, pero para decir verdad no alcanzaba a entender la barbarie que se vivía en pleno Siglo XXI. Borges me enseñó que venimos al mundo a descubrirlo, quizá por eso me llamo Diogenes y tengo a mi lado a Angela,  que como Maria Kodoma, la mujer de Borges, más que mi mujer es mi ángel de la guarda. 

¿Cómo llegué a este sitio lleno de dinosaurios después de haber conocido los avances de la tecnología y haber visto al mundo en los vídeos y fotografias que envían los satélites y las estaciones  desde el espacio ? El destino, siempre jugó conmigo creo,  aunque pudiera ser que  fui  yo quien jugó con el destino ¿de qué nos sirve venir a este mundo si no podemos vivir a plenitud todo el manojo de opciones que que nos ofrece?  Las experiencias de vida son tan variadas y variables como un laberinto en el que el Minotauro aun  no ha muerto, pero tampoco ha sido encontrado. 

Mientras observaba los dos dinosaurios recordé el día en  la conversación que tuve con Ángela cuando le pregunté si estaba dispuesta a compartir sus días con los míos: 

He estado esperando este momento por mucho tiempo - respondió

Eso supongo que es un si.- le dije

Claro ¿piensas que podría ser de otra manera? - contestó

Eran días llenos de sueños, días de esperanza, teníamos el mundo por delante, no importaba si el día siguiente íbamos a tener dinero o si habíamos de esforzarnos por conseguir lo necesario para subsistir; total nos teníamos el uno al otro y era lo que importaba. Borges me había enseñado que éramos producto de un sueño de Dios y que mientras le dejáramos dormir en paz seguiríamos siendo parte de su sueño y nuestra vida seguiría sin problemas. 

Mientras miraba los dinosaurios recordé las historias que en mi adolescencia me contaba un compañero del bachillerato  sobre un tío suyo, no muy cuerdo según su visión aun infantil.  Roberto Lovato, si mal no recuerdo era el personaje de quien me hablaba mi amigo, el se  había dedicado a estudiar, la arqueología y la mitología de los pueblos originarios de Venezuela, además  sus  inquietudes llegaban hasta el arte cinematográfico, la literatura y el periodismo  que ejercía a través la crónica de sus aventuras en las revistas Estampas y Cábala. A los Lovato les había perdido la pista hacía casi cuarenta años, pero aun recordaba las historias de ese  tío genial que buscaba huesos de criaturas prehistóricas y los petroglifos y otros vestigios de culturas ancestrales dejados  por toda Venezuela y que hacia películas con bellas actrices  con quienes vivió aventuras casi que inconfesables.

Recordé también el encuentro que había tenido hacia pocos años con el Casique Juan Parra quien me había enseñado los secretos del tiempo en  San Vicente de Ferrer,  en donde decían había construido una nave espacial cuyo modelo se encontraba en una rústica pintura en un  museo arqueológico que había construido en un viejo rancho en el que compartía su su vida con loros, monos, gallinas y uno que otro cerdo que engordaba con las sobras de sus alimentos; el decía ser descendiente de los Aymas y de los Incas y contaba que su abuelo le contaba historias de sus antepasados que habían visto con sus propios ojos la cadena de buscar y aseguraba que  habían venido a pie desde el camino del Inca a las selvas del Amazonas y de allí a los llanos venezolanos donde finalmente se asentaron. 

Al mirar a las bestias prehistóricas que tenía frente a mi tuve súbitamente la imagen de lo que había aprendido durante mi vida sobre la historia del mundo y pensé que historia y prehistoria son dos conceptos que engloban uno solo; de repente se representó en mi mente la gran explosión y las semillas del mito de  los chibchas y vi como germinaban, primero en el fondo de un gigantesco océano de aguas todavía calientes por el efecto de la explosión y comencé a ver los primeros organismos unicelulares convertirse luego en algas y después en peces prehistóricos para  llegar,salir a la tierra y convertirse en los saurios que tenía al frente de mi humanidad.

¿Cómo se extinguieron? Eso no lo sabia aun, pero en mi mente vi como aparecieron nuevas especies, entre ellas el hombre; lo vi en el paraíso, feliz, compartiendo la tierra y sus frutos con las otras especies; pero también lo vi como el hombre se volvió codicioso y con el cuerpo y la cara pintada, cubierto con ornamentos de plumas multicolores robadas de las mas hermosas aves se convirtió en guerrero para buscar tesoros y construir imperios. Pude ver como pusimos  fin al paraíso buscando poder y gloria,  sin comprender que la gloria realmente no está en este mundo; entonces vi nacer a un hombre en un remoto paraje de los desiertos de Oriente y supe que  era hijo de Dios porque era hijo del hombre, pero además era portavoz de la palabra del Padre;  Pero, vi Ademas que no le entendimos y por eso lo torturamos, lo vejamos y lo crucificamos. 

Pero las imágenes no cesaban, las guerras por el poder seguían sucediéndose una tras otra, incluso hubo quienes pelearon por representar el mensaje que había traído El Niño que ellos mismos sacrificaron; vi el imperio de los Incas y la civilización de los Mayas, los conquistadores y las aberraciones de la colonia, los esclavos arrancados del África; las Cortes Europeas y luego ví la imagen de Fátima;  pasaron después por mi mente las dos guerras, la bomba atómica,  las tiranías construidas en nombre de la igualdad y la justicia; los Beatles, Woodstock, Martin Lutjer King, el muro de Berlín, la guerra del Golfo, la explosión de las nuevas tecnologías; los aviones estrellándose con las torres gemelas, el deshielo de los polos; las especies que se extinguen, cóndores, osos frontinos y mi amado pino laso; todo eso lo vi cuando vi a los dinosaurios y a pesar de todo lo que vi me preguntaba ¿qué hago yo entre dinosaurios?  

domingo, febrero 22

Mensajes del pasado

Muchos son los mensajes que han sido dejados por los hombres que nos antecedieron, la historia nos cuenta cómo llegamos a ser lo que hoy somos, claro está que esta está llena de inexactitudes, interpretaciones subjetivas, distorsiones voluntarias e incluso involuntarias, pero hay otra forma de ver el pasado que trasciende lo que está escrito y que va mucho más atrás en el tiempo.

La escritura que para muchos  es el primer paso para el registro histórico no es sino un hito en la forma de contar las experiencias vividas, pero es además un poderoso instrumento de adoctrinamiento y una forma de encausar las sociedades hacia un determinado objetivo que generalmente está enmarcado dentro de la buena fe y el deseo de superación, pero que también puede  responder a intereses particulares de quienes escriben.

Antes de la escritura existieron otras formas de expresión, parece indudable que la especie humana ha tenido siempre la necesidad de comunicarse y expresarse, nace así la música, la pintura, la escultura, la artesanía y luego la poesía, el teatro, el cine, los graffities y otras formas de expresión que a diferencia de las de los animales inferiores quedan plasmadas en registros duraderos, estas formas de expresión son generalmente mas espontáneas y por ello son expresión libre del pensamiento humano.

Todo lo que los hombres hacemos para perdurar queda impregnado de nuestros  espíritus  y se dice que adquiere alma propia ¿quién puede dudar que en la Monalisa no está impregnado el espíritu de Leonardo o que el Guernica de Picasso no tiene alma propia? Con esto se quiere decir que las obras son reflejo de sus autores, son parte de su vida y de sus experiencias, pero además son entes individuales dotados de alma, son como los hijos de sus creadores, quienes al comenzar a transitar los caminos de la existencia  adquieren vida propia.

Por eso decimos que la  historia  no comenzó con la escritura, la historia comenzó el día en que el hombre hizo la primera herramienta de piedra,  el día en que cocinó el primer tiesto de barro o el día que hizo el primer túmulo funerario, pues ese día comenzó a dejar registro de su existencia y de su inteligencia, fue el día en que la humanidad comenzó a trascender.
     

sábado, febrero 21

Del mito a la ciencia y de la ciencia a la Ley

La visión que los legos podemos tener de la arqueología y el arte rupestre pasa por el romanticismo de imaginar a nuestros antepasados dejando mensajes trascendentales para el futuro. Partimos del mito para adentrarnos en la ciencia, así vemos cómo José José Vicente Abreu veía en un petroglifo un libro abierto, quizá el prólogo de una gran obra cuyo único fin era volverse memoria de los tiempos que eran presente para su autor y que serían pasado para quienes tuvieran en el futuro el privilegio de entender el mensaje grabado en la dura roca.   

Los mitos y las leyendas de la creación fueron recogidos por los conquistadores de estas tierras, en ellos los pueblos originarios cuentan de un creador común, pero con distintos nombres en las diversas culturas: Amalvaca, Bochica y Manco Cápac aparecen en nuestros orígenes, en los de los Muiscas y en el de los Incas, su obra va más allá de la creación, se enraíza también en la genesis  de sus culturas y en el desarrollo las artes y  es allí donde encontramos los testimonios impresos en el  rocas, las huellas de los pueblos ancestrales que quedaron para la posteridad. 

Surgen mil preguntas, encontrar las respuestas es una misión trascendental, el estudio de los cientos de yacimientos que han sido hallados en nuestro país y los miles o millones que se han encontrado en el mundo servirán de guía a la  dificil tarea. Desde el razonamiento del padre Juan Rivero al descubrir las figuras en los llanos del Casanare que no podían haberse formado "sino por arte del demonio..."  hasta los estudios hechos en el siglo pasado para determinar la datación absoluta de los petroglifos de Chipiare en el estado Falcón, vemos como se va desarrollando una verdadera ciencia, un estudio sistemático de las huellas dejadas en las rocas por nuestros ancestros.

La labor  de "escribir en la piedra" como técnica usada por los pueblos  no es ajena al estudio realizado por la ciencia que nos ocupa, vemos como se nos habla de la utilización del cuarzo, de  los vestigios de conchas marinas encontrados en los surcos de las piedras que nos dan idea de la forma de esculpir las rocas, de la utilización de hisopos  y percutores y del uso de la sabia silicolitica de algunas plantas para servir de catalizador de la superficie que se había de grabar. En este sentido se han analizado también las formas de coloración de los grabados en roca y otra serie de factores que llevan a que podamos afirmar que en las obras hay también un cierto componente estético que lleva a que se pueda afirmar que estamos en presencia de una manifestación cultural que podemos equiparar a una verdadera forma de arte.

Por otra parte, al ubicarnos frente al estudio del arte rupestre y  particularmente al realizado  nuestro país vamos a encontrarnos con que esta disciplina  tiende a quedarse en las academias y a limitarse  a las esferas institucionales y gubernamentales, aunque existe además la importante  tendencia  de considerar que deben ser las comunidades las que se interesen en en este tipo de arte ancestral, ya que en el se pueden encontrar fundamentos de identidad cultural de gran importancia para los pueblos, de allí que lo ideal es que  junto a las comunidades estén  los científicos, los  artistas, los artesanos, los promotores culturales, los empresarios y 
los educadores  

Este último aspecto es regulado en Venezuela por la  Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural que  establece una obligación compartida entre el Estado y las comunidades que comprende la defensa y protección del patrimonio cultural que incluye  al patrimonio arqueológico y al efecto establece sanciones de diversas especies a quienes atenten contra este o violen las disposiciones contenidas en su texto; creemos sin embargo que seria aconsejable promulgar una ley especial para el patrimonio arqueológico regule específicamente las actividades protección, conservación y difusión de este patrimonio que pertenece a la humanidad entera, ya que  permite hacer una conexión directa con sus  orígenes.