viernes, marzo 24

¿Cómo está?

Hoy un amigo me preguntó por el chat como  estoy y esto fue lo que respondí:
"Gracias por preguntar. Me tomaría mucho tiempo responder a esa pregunta, pero puedo decirte que de salud un poco quebrantado, pero sería injusto con Dios si no dijera que bien, solo me duele un diente, tengo una pequeña jaqueca, siento el estomago pesado y he sentido un poco de fiebre, además sé que la tensión está un poco alta y los niveles de glucosa siguen alterados, pero puedo respirar, ver, escuchar, leer, caminar y muy importante comer, jeje, y ahora que lo digo, también me puedo reír de mí mismo. 
De animo un poco decaído, aunque también  sería injusto con Dios si no le agradezco que me permite vivir y sentir que hay gente a la que quiero y que se me quiere, aunque aveces yo piense que no todo lo que yo los quiero, quizá porque entrego todo a mis seres queridos y aunque sé que hay que amar sin esperar nada a cambio aveces criar a los  hijos o simplemente tenerlos lejos, hacer una familia, cultivar amistades, trabajar por los clientes no siempre trae resultados inmediatos, pero sería también injusto no agradecerles a todos por lo mucho o lo poco que recibimos de ellos. 
No sé si es que soy demasiado sensible o que estoy pasando por un momento critico, pero como le dije estoy bajo  de ánimo; pero en este momento recuerdo mi primera salida al campo como explorador arqueológico con 60 años de edad y 60 kilos de sobrepeso, además de un morral y unos pantalones que se me caían, bueno pues como era de esperarse, terminé cayéndome por un barranco y recuerdo eso por qué no solo me levanté sino que seguí caminando  con mis compañeros de excursión y al regreso una chica Wayuu me dijo: Sabe Sr. José Luis (me hubiese gustado más Pepe) sabe que lo admiramos, porque se cayó y se volvió a levantar y aquí está buscando petroglifos con nosotros.
Si, estoy bien,  gracias por preguntarlo y si leyó lo que escribí gracias por leerlo amigo."

viernes, marzo 3

Fin y principio

Llegué tarde hasta tu puerta
La encontré entreabierta 
Tú salías cuando yo llegaba
Y deshicimos  las maletas
Decidimos  no  quedarnos 
Cambiamos  nuestras  rutas
Y buscamos otras   metas

lunes, febrero 6

Nunca digamos adiós .

Duele pensar en la partida, pero sabemos que en cualquier lugar que nos encontremos siempre seremos capaces de sacarnos una sonrisa o una lagrima con un recuerdo, siempre habrá un poema o una canción que evoque momentos compartidos. No habrá distancia que sea capaz de borrar los vínculos de afecto, ni aun la que separa la vida de la muerte, porque lo vivido nunca desaparece, el amor es la energía suprema y como tal es eterno. Nunca digamos adiós si sabemos que seguiremos presentes. 

jueves, febrero 2

Abrimos una nueva página

Comienza febrero, será para nosotros un mes muy especial pues reiniciareemos operaciones con Conservas La Nona después de una pausa de más de un año. Le decía al Ingeniero Freddy Orlando Sandoval, quien se ha interesado por este reinicio de actividades que no tenemos el país que queremos, pero estamos construyéndolo, esto un poco inspirado por las palabras de aliento mi primo Arturo Quintero, compañero de infancia y adolescencia, hoy renombrado artista plástico en el país, quien también está construyendo patria. 

Lo importante es que no estoy solo en el proyecto, cuento con el apoyo de dos buenos amigos,  Luis Alejandro Prato Singer y Ericsson Saull Salcedo Gutierrez quienes estarán en esta primera etapa al frente de dos gerencias de la empresa y con mi esposa Mariangel Garcia Cordido y mis hijos Juan Juancris Restrepo y Maria Camila Restrepo, además de otras personas que se están  formando para integrarse al equipo.

Sabemos que no son tiempos fáciles para Venezuela, pero tenemos fe en Dios y en nuestra gente y con ellos, para ellos y por ellos estamos haciendo este esfuerzo. Gracias a todos quienes nos apoyan

lunes, enero 9

Volar

Y  estuvimos  más allá del cielo 
Fue tan puro que no hizo falta pasión
Volamos  muy alto  sin tener alas
 
No hubo besos ni caricias
y regresamos a la tierra 
nada fue igual y  todo fue mejor

Nos convertimos en luz 
tuvimos un solo corazón 
y nunca volvimos a ser dos 

martes, enero 3

Jepirra

Jepirra es un lugar sagrado para los Wayuu, es una especie de estación entre la tierra y el cielo, el lugar a donde van los espíritus en el camino al infinito. Algunos piensan que Jepirra está en el Caribe, en una playa en el Cabo de la Vela y que los espíritus se sumergen en las aguas del Caribe antes de emprender el viaje por las estrellas, otros piensan que está en las frescas costas del lago de Maracaibo en estado Trujillo en Venezuela, donde la luna se refleja sobre las aguas el último día del año permitiendo a las almas saludar a los vivos.

Desde Jepirra los muertos cuidan a sus parientes mientras limpian su alma para emprender el viaje definitivo hacia el cielo. Por eso los Wayuu tienen dos funerales, el primero cuando mueren y son llevados al cementerio como todos los mortales, el espíritu se va hasta Jepirra y allí permanece un tiempo, pueden ser unos días, unos meses y hasta diez años. El espíritu luego avisa cuando va a emprender el viaje definitivo y es cuando se hace el segundo funeral, es entonces cuando se llora la partida del guajiro porque ya se habrá ido a las estrellas; en ese momento sacan los restos y los colocan en una vasija de barro para dejarles tranquilos porque por fin el alma se fue y ya nunca más volverá.

La puerta

Me abriste la puerta y me quedė en el umbral 
Y aunque estábamos cerca te vi distante 
Y estando a tres pasos no pude alcanzarte

El cielo fue testigo de mis temores 
Y los vio convertirse en sinsabores 
Y me quedé detenido  en el umbral 

Y me abriste la puerta y no quise entrar
La obscuridad del recinto se iluminó con tu luz
Pero preferí la oscuridad aunque allí estabas tú   

domingo, enero 1

2.017

Buenas tardes. Un nuevo año nos hace despertar en un ciclo de nuevas aventuras cotidianas y por eso quiero iniciarlo escribiendo unas palabras para mis amigos, los más cercanos, los que siempre están, los no tan cercanos y aquellos con quienes la comunicación es escasa, pero que están allí, en algún rincón olvidado del corazón.
A todos les deseo lo mejor, incluso a aquellos que de una u otra manera han roto su conexión espiritual con mi ser. 
2.016 fue para mi un año lleno de enseñanzas, aprendí que somos eternos adolescentes, nunca terminamos de descifrar el mundo ni de conocer a la humanidad. Este año las puertas del éxito se me abrieron varias veces en el campo profesional y también en los negocios; pero aprendí que nada de eso hubiese sido posible sin el apoyo se otros seres humanos.  Pero también pude ver otro mundo en un sistema corrupto en el que manda el billete, me tocó escuchar de boca de un magistrado que en este país no hay justicia y que hay que apagar para que te reconozcan tus derechos, también lidie con el poder y vi como a los débiles jurídicos las más altas autoridades les quieren despojar de sus bienes a través del chantaje y el abuso de poder.
Y viviendo en esta Venezuela panfletaria  en la que el poder lo ejerce un grupo en nombre de una  revolución que muere en el slogan de actuar en nombre del pueblo descubrí que no queda nada de las buenas intenciones a la hora de convertir la cartilla en un negocio. Los deseos de justicia mueren en los negociados y los hombres santos no existen. Todos tenemos un precio. 
Pero lo que quería decir es que amo a la vida, a este país, al que me vio nacer, a mis amigos y a mi familia y obviamente a mi mismo aunque se que somos imperfectos, pero perfectibles y solo con una voluntad de cambio que salga de muy adentro podremos hacer un mundo mejor. Creo que la vía es seguir las.enseñanzas  del  Maestro y amarnos los unos a los otros.