domingo, julio 10

EL SEXTO MANDAMIENTO

Resulta que ahora hasta nos han cambiado los Mandamientos de la Ley de Dios. Cuando era niño me enseñaron que el sexto mandamiento era “no fornicar”. La palabra fornicar tiene la siguiente acepción: “Tener sexo fuera del matrimonio. Palabra derivada lel latín “fornice” que significa la curvatura inferior de un puente, ya que debajo de los puentes y los callejones era donde se podían alquilar los favores de las prostitutas romanas.” La edición electrónica del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española no incluye la palabra, ni los Mandamientos como se enseñan hoy tampoco. La Iglesia Católica ha cambiado el Sexto Mandamiento por “no cometer actos impuros”.
Todo esto lo traigo a colación porque mi hijo se está preparando para la primera comunión. Actualmente les exigen hacer un curso de dos años, cuatro horas por semana durante el periodo escolar. El curso es obligatorio y pago, aunque la cuota la deciden los padres y puede ser exonerada a quienes no puedan sufragarla. Además de todo esto les dan una tarjeta de control en la cual debe firmar el cura que de la misa dominical a la que asista el niño. La semana pasada les pusieron a los niños la tarea de estudiar el sexto mandamiento y discutir algunas preguntas con sus padres. Esto fue realmente difícil, pues a pesar de que en el caso de nuestro hijo hemos sido abiertos ante los temas de la sexualidad, hemos preferido que el manifieste las inquietudes sobre los temas de esa índole.
El caso es que yo estaba muy tranquilo trabajando en mi estudio cuando llegó mi esposa, acompañada de Juan Cristóbal, libro en mano y me pidió que le ayudara con la tarea de catecismo. El tema, como dije antes, el sexto mandamiento. Además debían buscar en el diccionario y discutir el significado con los padres de las siguientes palabras: Infidelidad, poligamia, masturbación, pornografía, incesto y homosexualidad. La verdad no fue difícil explicarle a Juan Cristóbal los términos, aunque el asumió una actitud de aparente indiferencia, pero nos quedó por dentro la inquietud de si mi hijo estaba o no preparado para el tema. Un amigo que tiene dos morochitos de la misma edad de Juan Cristóbal, varón y hembra se negó a que sus hijos hicieran la tarea y no los envió el sábado a clase. Creo que exageró un poco con esa actitud; Sin embargo, el tiene un punto con el que estoy de acuerdo y que va mas allá del tema de la tarea del sábado. Dice que el tiene a sus hijos en un colegio católico, el Juan XXII de San Cristóbal y que cree que el catecismo se les debería dar como parte del programa de estudios y no obligarles a hacerlo en una parroquia desconocida, como le tocó hacerlo, pagando un precio adicional y sin conocer a las personas que imparten las clases. Mi hijo estudia en el Colegio Maria Montessori, que es un colegio laico en el cual hay niños de distintas religiones, por lo que podría justificarse el hacho de que no les den el catecismo.
En cuanto al tema de la sexualidad, creo que nadie mas idóneo que los padres para discutirlo con los hijos; Sin embargo, pienso que la edad de ocho años es aun muy temprana para hablarles de cosas como el incesto y la homosexualidad. Puede ser que me equivoque, pero me quedó la inquietud.




VISITE TAMBIEN HUELLA DIGITAL

7 comentarios:

Bolboreta dijo...

Mi hijo va a estudiar en colegio laico.
Nada de clases de religión.
Es lo mejor.
Como explicarles lo de la homosexualidad sin este país ya está permitido el matrimonio entre ellos.
¿Contradictorio no?
Saludos!

JOrge JOse dijo...

Mas que enredado...

Mi hija apenas tiene un año pero te leí y me preocupé. La verdad la capacidad de los niños de ahora para enfrentarse a esas cosas es asombrosa. Ademas, si tienes TV por cable y tu hijo tiene el control por algunas horas probablemente sabe ya bastante sobre esos temas, posiblemente mas de lo que imaginas. A mi me parece buena idea que alguién lo presione a uno a superar las propias y personales verguenzas con respecto a eso (yo también las tengo, no lo dudes)

¡Salud!

José Luis Restrepo dijo...

Jorge Jose Gracias por tus palabras, tienes razón en lo del cable y te añadiría la Internet. He visto que mi hija (de solo tres años) es mas curiosa ante escenas de sexo.
Bolboreta, pienso que si debemos ínstruir a los niños sobre asuntos eticos y religiosos, pero creo que es algo que corresponde a los padres no a terceros que pueden tejiversar muchas cosas y sacar provecho de ellas.

Anónimo dijo...

Definitivamente es el hogar quien marca la ruta respecto a la internalización de valores, y se debe comulgar con el ejemplo. Respecto a la iglesia la siento cada día acomodaticia, eufemística y en algunas oportunidades de espaldas a la esencia de las enseñanzas de Cristo.

ruurmo

caribe dijo...

Interesante de donde viene fornicar, y tan sabroso q es :)
Seria interesante saber los modelos de los paises escandinavos, esa gente me parece tan relax respecto a esos temas... yo creo q mientras mas les enseñes de chamitos y les digas las cosas como son menos compliques tendran luego y te evitaras otro se lo cuente de otra manera. Creo q hay q hacer todo natural, relax, andar desnudo en la casa explicarle como se reproducen los animales y luego q ellos saquen sus conclusiones, q se yo... cuando procree (si procreo) creo q me ire por el modelo nordico y escuela laica, re-laica diria yo, no quiero q nadie le meta cosas en la cabeza a mis hijos q me les limite el albeldrio, la creatividad y las ganas de preguntar.

José Luis Restrepo dijo...

Caribe, me parece muy asertada tu opinión, de hecho a Juan Cristóbal le hablamos de las tortugas que tenemos en la casa que parecen nordicas, com tu dices, se la viven en una de sexo.Lo que me preocupó fue que se hizo el desentendido. Gracias por tu comentario. Saludos

Alex dijo...

Maria Montessori fue el colegio en el que estudié cuando hice mi secundario en Valencia, Venezuela.

Creo que hay que dejar a los niños en paz con el tema de la religión y que sean ellos quienes decidan a qué religión quieren pertenecer cuando crezcan. Dar la posibilidad de instruirlos en todas las religiones y sus postulados y principios.

Respecto del sexo, los niños tienen total consciencia de lo que significa y es la actitud de los mayores lo que define si se trata de algo puro o impío o pecaminoso y sucio. El sexo es maravilloso y lamentablemente la iglesia es muy hipócrita sobreeste tema. No tienen autoridad moral para enseñar sobre algo que ellos mismos niegan.